La DEFENSA - Fenrir Greyback
¡Juega a romper los prejuicios! ¿Serás capaz de defender a alguno de los acusados?

- De : Azura Aswimi

LA DEFENSA:

Azura Aswimi

Semana 4, Año 9



 



 
¡Buenas tardes magos y brujas!

Os traigo una nueva entrega de LA DEFENSA, el juego antijuicio.

La defensa de hoy es especialmente compleja, supongo que no habéis pensado lo contrario en leer el título. Ha llegado el momento de defender al licántropo más temido y odiado: Fenrir Greyback.
¿Quién creéis que ha enfrentado este gran reto?
Os aconsejo que os sentéis y viajéis al lado de la increíble defensa que ha hecho... ¡Lily Rald!

 
Vamos con la defensa:
Fenrirgreyback.png
 
FENRIR GREYBACK
 

Buenas tardes, señorita Aswimi. Es para mí un placer formar parte de esta columna, pues no siempre se tiene en consideración a los malos de la historia.

Es cierto que difícilmente podemos aceptar que el señor Greyback haya podido ser en algún momento una buena persona, ya que sus actos desde que fue mordido son atroces y de complejo entendimiento.

¡¿Quién narices puede pensar en crear un ejército de niños licántropos?! Yo no, eso desde luego, imagínate tener que aguantar sus locuras cada luna llena. Impensable. Los niños son armas más mortíferas siendo adorables que siendo hombres lobo; ¡nadie sospecharía de ellos! Hay que pensar, Greyback, hay que pensar.

Sacude la cabeza con decepción
 

1. SOLEDAD TRAS SER MORDIDO
 

Antes de nada debemos tener en cuenta que Greyback no nació siendo un hombre lobo. Era un niño normal y corriente un mini monstruito, vamos, como todos hasta que fue atacado por un licántropo al salir de Hogwarts. Imaginaos salir de la escuela, un lugar que ha sido vuestro hogar durante siete u ocho años y de repente, si no fuera ya difícil enfrentarse al mundo con 17 años y apenas escolarizado, verte convertido en un ser ávido de sangre que se transforma en algo aterrador cada luna llena.

Aún con esto, es difícil empatizar con Greyback ya que tiene mucho a sus espaldas. Pero, ¿y si pensamos en Remus Lupin? La cosa cambia, ¿verdad? Pues hasta ese punto fueron iguales. Creo que la diferencia empieza aquí y es que, aunque no se sepa gran cosa del pasado de este señor, se puede llegar a pensar que si hubiera tenido una familia amorosa detrás, como sí la tuvo Lupin, no habría desarrollado un instinto asesino tan sólido, en su forma humana, me refiero.

Aunque esto no es más que una especulación, quizás si hubiera tenido a una persona en la que poder apoyarse en los momentos más difíciles y a quien poder preguntar todas sus dudas y hablar de sus miedos habría podido dirigir su condición hacia otro camino.

Lupin tuvo a su padre y, más tarde, a sus amigos. ¿A quién tenía Greyback?, ¿a quién pudo acudir? No se conoce a nadie de su pasado, ni sus relaciones ni su familia, nada. Puede que estuviese solo, o puede que conociera a la persona equivocada.

 

2. TRASTORNO DE PERSONALIDAD
 

Pero, ¿por qué atacar a otros niños? Esta sería, de todas, la pregunta más difícil de responder. No voy a entrar a defender demasiado este punto, pues es impensable una defensa posible sobre un acto tan atroz. Se supone que Greyback atacaba a niños para criarlos como licántropos siendo pequeños. En este sentido sería como los bomberos pirómanos, que provocan el fuego para luego quedar como héroes al apagarlo. En el caso de Greyback es similar y distinto al mismo tiempo, ya que su objetivo no es curarles de la maldición (no existe cura) sino criarlos durante el proceso de transformación. Aunque el fin final fuese crear un ejército para hacerse con el poder, Fenrir quería darles a esos niños lo que él no tuvo cuando le mordieron.

Fenrir se proyectaba a sí mismo en esos niños; para poder darles lo que él no tuvo, primero tiene que quitarles lo que le quitaron a él. Fenrir quedó totalmente excluido de la sociedad y de su círculo al ser mordido, y necesitaba de nuevo tener poder y ser respetado, y eso solo podía conseguirlo a través de esos niños.

 

3. VENGANZA CONTRA LUPIN
 

Relacionada con el tema anterior tenemos la pregunta "¿por qué Remus Lupin?" ¿Era otro niño de tantos?, ¿alguien cogido al azar? Pues no. Alrededor de 1964, la cantidad de actividad de magia oscura a través del país había comenzado a aumentar de forma regular, ya que, a pesar de que pocos lo sabían, la ascensión de Voldemort se estaba dando lugar, y muchos mortífagos comenzaron a reclutar todo tipo de criaturas oscuras para que se unieran a ellos en su lucha para derrocar al Ministerio de Magia.

El Ministerio pidió ayuda a las autoridades mágicas para poder contener la amenaza, y uno de los reclutados fue Lyall Lupin, el padre de Remus Lupin. Fue durante una de las misiones donde Lyall se encontró con Greyback, que había sido detenido para ser interrogado sobre la muerte de dos niños muggles (recordemos que los muggles, al ser mordidos, no se transforman, sino que perecen).

En aquella época el Registro de Hombres Lobo no se mantenía al día, pues la sociedad mágica evitaba de tal forma a los hombres lobo que ellos a su vez rehuían el contacto con otras personas. Vivían en lo que ellos mismos llamaban “manadas” y hacían todo lo posible para evitar ser registrados. El Ministerio desconocía la situación de Fenrir, pero Lupin sospechaba de él debido a su aspecto y así lo hizo constar ante el Ministerio, y que debían de detenerleen el acto, pues los hombres lobo lo único que merecían era una muerte rápida y terrible. Y a pesar de que la postura oficial fue no creerse lo que decía Lyall, las sospechas ya estaban sobre el hombre lobo y al salir del lugar y reunirse con sus compañeros licántropos, Greyback les dio su descripción como venganza por sus declaraciones sobre los de su especie.

Y así fue, como poco antes de su quinto cumpleaños, Remus Lupin fue atacado por Greyback, pasando a convertirse así en un licántropo.

A pesar de que el acto de Greyback fue atroz y horrible, el móvil era bastante humano. Lyall se había pasado la vida juzgando a los licántropos de aquella manera tan poco compasiva, así que debía probar de su propia medicina. ¿Seguiría pensando Lyall que los hombres lobo merecían una muerte rápida y terrible? Seguramente, a partir de aquél entonces, ya no.

 

4. CRIATURA DE SEGUNDA
 

Por último, debemos recordar que Greyback nació alrededor de 1945, si no recuerdo mal, año en el que Tom Ryddle acabó sus estudios en Hogwarts, pero es cierto que su paso por el colegio no había dejado indiferente a nadie y ya entonces había empezado a ganar adeptos. Así pues, Greyback, siendo seleccionado para Slytherin, quizás se juntó con la gente equivocada.

Imaginemos que sí tenía amigos. Que hizo buenas relaciones durante su escolarización, gente con la que estaba a gusto, que le caía bien y a la que le caía bien, que Slytherin se convirtió en su hogar. Entonces, ¿qué pasó luego con estas personas, sus amigos?

Hablamos de personas que creían que la pureza de sangre era de vital importancia, que despreciaban a cualquier persona que no fuera de su misma condición. ¿Creéis que el resto de criaturas eran bienvenidos? No.

En el momento en el que Fenrir fue atacado, la relación de igual a igual desapareció; pasó de ser un mago de sangre pura a ser una criatura de segunda, algo despreciable, algo de lo que reírse o asquearse. La soledad, la verdadera soledad, esa que te corroe por dentro y te destroza el alma, que te llena de ansia y de hambre, ese tipo de soledad hace mella en el ser humano y lo marchita.

No digo que Greyback fuera un santo antes de su transformación, imagino que era alguien de quien mantenerse alejado, pero cada cosa va sumando.

 

Lily Rald

¡Ya podéis respirar nuevamente! Hay que reconocer que la señorita Rald ha hecho un trabajo ejemplar en esta defensa. Después de esta lectura, ¿Simpatizáis un poco más con este licántropo?
 

Recordad que para participar podéis mandarme una lechuza con el asunto LA DEFENSA. También podéis escribirme en caso de tener dudas, ideas o sugerencias.
 

Necesitas iniciar sesión para comentar.
Cisel Phantomhive

Cisel Phantomhive Alucinante. Estoy segura de que nadie lo podría haber hecho mejor

Sil Gimeno

Sil Gimeno wow qué gran trabajo

Lily Rald

Lily Rald Pues de verdad le digo que mientras defendía al señor Greyback, pensaba precisamente eso, que no me vendría mal si algún día decidía redirigir mi carrera

Lilith Aureus

Lilith Aureus Si por lo que fuere piensa dedicarse a la abogacía en el futuro, señorita Rald, me parece que no me vendrá mal tener su tarjeta profesional.

Lugar de encuentro para Potterheads

Entra a formar parte del universo de Harry Potter más divertido y conoce a muchas personas interesantes y divertidas que comparten los mismos intereses que tú. ¡Te recibiremos con los brazos abiertos!

Unirse aquí

Permanecer informado